Filosofía y Simbolismo de la Masonería, por Monseñor León Meurin (PDF).

Introducción

Monseñor Meurin publicó en 1893 en París, La franc-maçonnerie: synagogue de Satan en un único tomo. En español se editó en dos tomos bajo los títulos “Filosofía de la Masonería” y “Simbolismo de la Masonería”, este segundo es continuación del primero. Dejo los dos tomos en PDF tras la presentación de Monseñor Meurin.

Filosofía y Simbolismo de la Maonería, por Monseñor León Meurin

Monseñor León Meurin

Texto extraído de es.metapedia.org

Johann Gabriel Leo Louis Meurin (23 de enero de 1825, Berlín, Confederación Germánica – 1 de junio de 1895, Port Louis, Mauricio) fue un sacerdote católico alemán. Miembro de la Compañía de Jesús, se destacó como misionero y educador. Fue Vicario Apostólico de Bombay y Arzobispo de Port Louis.

Combatió frontalmente a la masonería por considerar que esa secta no hacía más que extraviar a los hombres del camino a la verdad.

Biografía

Meurin se formó como sacerdote en Bonn, Munster y Tubinga, habiendo sido en 1844 uno de los fundadores de la Unión de Estudiantes Católicos Alemanes de Bavaria-Bonn, una corporación estudiantil muy popular.

Su consagración sacerdotal se produjo el 3 de septiembre de 1848 en la ciudad de Colonia, en donde Meurin quedó empleado como canónigo de la Iglesia Catedral de San Pedro.

En 1853 ingresó a la Compañía de Jesús, que lo envió a Munster para trabajar como profesor. Cinco años después se instaló en la India con la intención de contribuir con la evangelización de la población local. Aprendió el idioma maratí y se ocupó de predicar en lengua vernácula a los indios. A causa de ello los jesuitas lo designaron instructor de misioneros.

En junio de 1867 el Papa Pío IX nombró a Meurin como Obispo de Ascalón, lo que le permitió asumir el cargo de Vicario Apostólico de Bombay en febrero de 1868. Gracias a su posición, el prelado participó del Concilio Vaticano I donde defendió la tesis de la infalibilidad papal.

En sus años como obispo promovió intensamente la creación de establecimientos educativos de orientación católica en la India, para transmitir los valores cristianos a través de ellos. También patrocinó la multiplicación de periódicos y revistas para aumentar los índices de alfabetización entre la población local. Incluso fundó una sociedad de debate para difundir la filosofía y la teología cristiana ante los individuos más ilustrados que habitaban en su diócesis.

Junto con la educación, el otro pilar de su apostolado entre los indios fue la caridad: impulsó la formación de instituciones dedicadas a asistir a enfermos y discapacitados, y realizó campañas para apoyar a los pobres.

Monseñor Meurin se opuso al concordato entre el Vaticano y Portugal de 1886, lo que terminó costándole su puesto. Se le concedió el título de Obispo de Nisibis cuando dejó su asiento en Bombay, pero en 1887 fue designado como Obispo de Port Louis, en la isla de Mauricio. Allí permaneció sus últimos años desarrollando proyectos educativos y sanitarios. Asimismo hizo una campaña para desalentar el sistema de creencias supersticiosas que era común en la gente local, y polemizó contra los protestantes y espiritistas que recorrían la isla buscando ganar adeptos.

La muerte lo alcanzó en 1895, el día de conmemoración del martirio de San Justino el Filósofo.

Obra

Más allá de los textos que escribió orientados a la evangelización y catequización de los indios, a Meurin se lo reconoce por su obra en contra de la masonería.

La franc-maçonnerie: synagogue de Satan escrito en francés y publicado en París en 1893 constituye un trabajo acerca de los orígenes de la masonería, su desarrollo histórico y sus vínculos con la Cábala y los sistemas metafísicos orientales. Según Meurin, detrás de toda logia masónica hay -directa o indirectamente- una influencia judía. El problema esencial de esa presencia es que ello equivale a la creación de un foco violentamente cristianófobo, puesto que es bastante obvia la correlación entre el cabalismo y el culto a Lucifer (ya que la Cábala nace cuando algunos rabinos mezclaron su doctrina con teogonías indias, persas y asirias -inspiradas todas ellas por Satanás- mientras se encontraban en Babilonia). El sacerdote también sugiere que el luciferismo de los gnósticos (Nota: de la grecia clásica), se gestó a partir de sus contactos con los cabalistas.

Nota aclaratoria (de uncatolicoperplejo.wordpress.com)

El gnosticismo es anterior al nacimiento de Cristo, y esto se oculta por los mass media, entorno cultureta y cargos académicos de la masonería. El gnosticismo es una doctrina iniciática que nace en el seno de la Grecia clásica, resultado de la mezcla de la tradición pagana griega con el cabalismo judío.

En las polis o ciudades estado griegas, en el siglo V a. de C., ya estaban asentadas y bien definidas comunidades judías de comerciantes. De hecho, en la península Ibérica las primeras ciudades comerciales que se crearon fueron por fenicios (judíos). En el siglo VIII a. de C. fundaron Gadir (Cádiz). La cultura del aceite de oliva viene de aquella actividad comercial entre fenicios y tartesos; y tuvieron que pasar tres siglos, hasta el siglo V a. de C., para que los nevegantes y comerciantes griegos empezasen a fundar los prinmeros asentamientos comerciales en la costa mediterránea de la península Ibérica. Asentamientos que terminarían conformando ciudades comerciales y portuarias como pasó con Gadir (Cádiz).

Termino recordándoles que el gnosticismo nació en las polis griegas mucho antes del nacimiento de Nº Sr Jesucristo.

De acuerdo a su interpretación de los grados masónicos, los once primeros coinciden con el proceso de renacimiento judaico y esclavización a Lucifer, mientras que los segundos once están relacionados a la organización del imperio judeo-luciferino, y los últimos once promueven la instalación en el mundo de la Sinagoga de Satanás por medio de la guerra.

Nota aclaratoria (de uncatolicoperplejo.wordpress.com)

Los 11 primeros grados en el Rito Escocés, que tiene 33 grados, se enfocan en el acoplamiento interior con el espiritu de Lucifer y de su orden. Es un nacer espiritual como hijo del diablo (Juan 8, 44) y pasar a estar intervenido por él. Ellos a este proceso lo etiquetan con eufemismos tipo “estados alterados de conciencia” o gnosis, que significa conocimiento y es, como decía, un eufemismo y muy cínico. No es verdadero conocimiento y aún menos es sabiduría.

Meurin advierte, finalmente, que la judeomasonería es una organización esencialmente conspirativa y subversiva, que esconde su perversa y antinatural ideología detrás del velo del simbolismo, lo que tiene la capacidad de confundir y extraviar a hombres de gran inteligencia pero de espíritu débil.

Ese libro fue traducido al español por Mauricio Carlavilla, que lo publicó en la década de 1950 en dos tomos.

Nota: La edición que es de 1957 incluye al principio de ‘Filosofía de la Maonsería’, como prólogo, la Encíclica ‘Humanum genus’ del Papa León XIII, promulgada un 20 de abril de 1884. Esta pésimamente traducida. En el siguiente enlace les dejo una buen traducción.

Descarga a Encíclica ‘Humanum genis’ del Papa León XIII: (Enlace) y (Copia).


Descarga en PDF

Haz clic para acceder a fiolosofia-de-la-masoneria-mons.-leon-meurin.pdf


Haz clic para acceder a simbolismo-de-la-masoneria-mons.-leon-meurin.pdf


Esta entrada también está ùblicada en uncatolicoperplejo.com.

Un saludo. Cuídense mucho.